Supremacistas blancos, neo-nazis y personas con odio a los musulmanes se congregaron el 21 de mayo de 2016 afuera del Centro Islámico de Houston (Texas, EE.UU). Del otro lado de la calle se veía una bandera con la consigna “sigue a tu líder, suicidate” sostenida por un grupo de antifascistas, anarquistas y algún demócrata en protesta contra el primer grupo. La polícia se situó en el medio mientras estos se insultaban, empujaban y demostraban su desprecio mutuo, montando un show que desde hace algunos años se viene dando en ese país.

Lo que ninguno de esos dos grupos sabia en ese momento es que habían sido engañados. Habían sido llevados al mismo lugar a la misma hora por dos eventos separados de Facebook. Que ahora, luego de que  Facebook tuviese  que liberar cierta información, sabemos que vinieron de la misma fuente, bastante lejos de los Estados Unidos; de Rusia.

Un grupo de Facebook llamado “El Corazón de Texas”, que consiguió juntar cientos de miles de seguidores, era controlado desde ese país. Este grupo organizó el evento para “detener la islamización de Texas”. Al mismo tiempo otro, también manejado desde Rusia, los “musulmanes unidos de America” publicaron un evento “salvemos el conocimiento Musulmán”. Ambos con la misma fecha, hora y lugar.

Mucho se habló de la influencia rusa sobre las elecciones en EEUU que dio como ganador a Donald Trump, en el contexto de la manipulación política este tipo de acciones parecen no tener sentido pero la influencia de agentes rusos en las elecciones no fue, simplemente, para alentar a votar a un candidato. Fue un proceso muy lento donde se generaron páginas y grupos de Facebook con el objetivo de generar comunidades que les den su confianza, en Texas orientadas al amor por las armas y el “asado” (barbacoa), en grupos de afroamericanos promoviendo la autodefensa en las protestas, en grupos LGBT hablando de orgullo, cada nicho fue explotado. Páginas que empezaron con memes de los Simpsons fueron mutando para lograr un mayor impacto, analizando el público para conseguir la mayor cantidad de seguidores pero sobre todo esta confianza. De esta forma, se orquestaban  las  campañas de desinformación que buscaban principalmente polarizar a la gente en base a sus grupos de identidad.

Esta  es la diferencia  fundamental en el uso de las noticias falsas, no es propaganda sino desinformación. La propaganda trata de convencernos de creer en algo, la desinformación es un intento altamente organizado para engañarnos en creer en ese algo. Hablar de desinformación y Rusia es hablar de la URSS y sobre todo de la KGB.

Aktivnye Meropriyatiya

En Julio de 1983 apareció una nota en un diario llamado “The Patriot” en Nueva Delhi (India) que aseguraba que el virus del VIH había sido creado secretamente por científicos del gobierno de los Estados Unidos como un arma para asesinar afroamericanos y homosexuales. Incluso nombraba el lugar donde se había creado este virus, Fort Detrick en Maryland. Parece un hecho intrascendente, una noticia bastante tirada de los pelos en un diario pequeño de la India, pero sólo un par de años después esta historia se había logrado difundir por toda Africa.

Con pocos meses de diferencia se publicaron artículos en periódicos en Kenya, Bangladesh, Bulgaria, Camerún, Finlandia, Pakistan, Londres, etc llegando a unos 80 países hacia fines de 1986 hasta que el 30 de Marzo de 1987 fue leída a millones de norteamericanos en la television nacional: “una publicación militar soviética dice que el virus que causa el SIDA salió de un laboratorio militar estadounidense que conducía experimentos en guerra biológica”. Uno de los primeros y más grandes engaños que se lograron instalar globalmente.

Dentro de la KGB existía una division que se especializaba en plantar historias falsas e inventar documentos que sirvieran como evidencia para estas historias (conocido como “subversion ideológica” o “medidas activas”). Estas operaciones eran a largo plazo, por ejemplo cuando la historia del VIH se publicó en la Union Soviética (septiembre de 1985) la fuente que usaron era el artículo de la India de años anteriores. Todo esto terminó una vez que se pudo rastrear y demostrar que la historia era falsa, con el líder de la URSS Mikhail Gorbachov pidiendo perdón y asegurándole al presidente de EEUU Ronald Reagan que iban a dejar de difundir esa historia.

EEUU incluso en ese momento ya tenía bastante historia en influir en la democracia de otros países, conspirar y de la misma forma inventar historias o usar el chantaje como forma de ejercer presión política, pero no habían llegado a ese nivel de profesionalización y compromiso que tenia la URSS donde cada agente de la KGB tenia que destinar el 25% de su tiempo a inventar historias falsas, contando con unas 15000 personas trabajando en este tipo de medidas diariamente durante la Guerra Fría.

Catástrofe

“Hola Tia, ¿Cómo estás?, ¿Cómo andan todos? Bueno mire tia es para avisarle que, no se cómo decírselo… se esta rompiendo la represa de Yaciretá tia. Le estamos tratando de avisar a toda la gente que más podamos, estamos mandando mensajes, videos. Ya nos avisó el Ejército, Defensa Civil, los bomberos nos están pidiendo que nos vayamos de toda esta zona. Por eso fueron los cortes de luz, apagaron las turbinas, unos generadores pero se está partiendo toda la represa y dicen que en una hora va a desaparecer la mitad de la Argentina si se rompe, así que tia por favor tengan todos ahi… avísele a los que más pueda, tengan en cuenta… tengan cargados los teléfonos fíjense las informaciones que están dando… no están dando las informaciones ahora porque como están en política … pero va a ser una catástrofe muy muy grande y allá va a llegar con más fuerza porque desembocan todos los ríos allá en la parte de Buenos Aires no sabemos que va a pasar tia, yo la voy a mantener informada y bueno que Dios nos ayude y que Dios los bendiga a todos.”

Este audio, se viralizó a veces acompañado por un video de hace algunos años con la represa de Yaciretá con las compuertas abiertas, al mismo tiempo un falso comunicado del “Ministerio de Planificación” alertaba sobre un nuevo corte de energía que podría durar días y recomendaba entre otras cosas “asegurar puertas y ventanas ante la posibilidad de actos de delincuencia”.

Este es sólo un ejemplo reciente pero diariamente se difunden campañas con el fin de desinformar e instalar realidades que son ficticias, se originan en grupos de redes sociales o se usa WhatsApp para viralizar ya que generan mayor confianza al llegar de amigos o familiares. De la misma forma que se difundía el audio sobre Yaciretá del otro lado de la grieta también se generaban operaciones, podemos mencionar el mensaje que circuló diciendo que Alberto Fernandez fue diagnosticado con cancer de pulmón, que Kicillof dijo que había que expropiar los campos y que Venezuela es un país modelo y un larguísimo etcetera donde de cada lado operan para confundir y polarizar.

Si lo veo lo creo

Hasta acá lo de siempre, lo que en un momento se daba exclusivamente en los medios de comunicación pasó a las redes sociales donde es mas difícil de rastrear y determinar qué es falso y qué no. Se usan sitios web que parecen medios de información para dar validez a algunas de sus historias, se manipulan imágenes o se muestran fuera de contexto para poder instalar una narrativa que no es real. De esto último podemos recordar ciertas situaciones que nos tocaron mas de cerca a los/as anarquistas, como cuando los payasos Roberto Navarro y el Gato Sylvestre mostraban videos y fotos, tratando de manipular la realidad, de compañeros/ as como si fuesen policías infiltrados en manifestaciones. O porque no, el impresentable de Leopoldo Moreu levantando una foto en la Cámara de Diputados y diciendo que la persona que estaba en una movilización era un sargento de la PFA.

Discernir qué información es real o falsa es cada vez más difícil, sobre todo en los casos donde se usan hechos reales pero se cambia la narrativa. Hace un tiempo un video se volvió viral, en este una mujer en bicicleta discutía con un hombre en una camioneta que la estaba acosando, la mujer persigue a la camioneta por las calles de Londres hasta que se detiene y le arranca el espejo lateral. Este video era actuado, era un contenido creado para ser viralizado ya que buscaba generar satisfacción en ver a una mujer peleando contra su acosador. En este caso fue la empresa Jungle Creations la que generó el dinero por las vistas y las notas de los periódicos hablando del caso. El video buscaba parecer real para generar una mayor difusión, la consecuencia fue sólo mas plata en la cuenta de esta empresa.

Pero a veces las consecuencias son mucho más dramáticas, otro video viral en India mostraba a dos hombres en una moto secuestrando a un niño, puntapié a una ola de desinformación que llegó a provocar más de cuarenta muertes producto de linchamientos. Ese video era también una actuación, parte de un anuncio en Pakistan que intentaba educar sobre la posibilidad de los secuestros. El video completo muestra a la moto regresando y a uno de los hombres levantando un cartel que dice“toma sólo un momento secuestrar a un chico de las calles de Karachi”.

Deepfakes

La palabra deepfake ganó popularidad en el 2017. Es un término bastante amplio que básicamente es la incorporación de el aprendizaje automatizado (machine learning) al procesamiento de imágenes. Siendo mas específicos lo que hace es involucrar una Red Generativa Antagónica o Generative Adversial Network (GAN), esto es dos redes neuronales que compiten entre sí para lograr un resultado cada vez mejor. Existe un generador que produce las imágenes que forman el video y otra red que discrimina si son reales (en base a los datos de entrenamiento) o falsas. Este proceso empuja a la red generadora a crear un resultado cada vez mejor.

En palabras simples, los deepfakes son videos (o audios) que nos pueden engañar en creer en algo que no es real. El proceso requiere una buena placa de video y mucha memoria en el sistema y tiempo, hoy en día un video de pocos minutos puede tomar más de 40 horas de producción. Sin embargo, en los próximos años podría tomar sólo minutos, y por supuesto esto está atado al nivel de cómputo disponible (la plata que se quiera invertir).

Hace poco mas de un mes la palabra deepfake estuvo en boca de algunos funcionarios cuando se difundió un video de Patricia Bullrich donde el audio había sido ralentizado para que suene como si estuviese borracha. Pocas semanas antes esto mismo se había hecho con un video de Nancy Pelosi (Presidente de la Cámara de Representantes) en EEUU. Esto por supuesto, a pesar de lo que salieron a decir desde el gobierno: no era un Deepfake sólo una noticia falsa. Pero la gente que viene propagando noticias falsas va a ser muy feliz con la idea de generar videos falsos con un nivel de detalle que sea prácticamente imposible a simple vista saber que no es real.

De esta forma, se van a poder manipular las creencias de forma masiva y usar las redes para empujar a las personas a éstas realidades subjetivas que buscan crear. Usar herramientas digitales para engañar no es algo nuevo, pero usar la inteligencia artificial para horadar la realidad puede ser peligroso. Esto no es paranoia, es real, ya podemos ver qué son los deepfakes y que pueden hacer, no es difícil imaginar las posibilidades.

Digan la verdad

Es importante saber que lo que vemos en internet o television no siempre es verdad. Como nos demuestran las religiones y las pseudo-ciencias cuando las personas deciden actuar en base a creencias irracionales suelen terminar viendo su salud, integridad, y hasta su vida en peligro y ahora con la masificación de noticias falsas esto tiene un peligro adicional donde nuestra decisión de “en que creer” es mucho menor, y esto se traslada directamente a vivir en un estado de confusion e incertidumbre.

Quizás lo más irónico de todo esto es que gran parte de la confianza que se genera en algunas noticias falsas se gana desde una perspectiva antisistema,“digan la verdad” se canta en los rallies en apoyo a Trump apuntando a quienes llaman “los enemigos de la gente” por los medios de comunicación, *“están en política”*decía el mensaje sobre las represas. Esta es una práctica generalizada donde se aprovecha la desconfianza en los politicos, empresas, instituciones para generar campañas en apoyo a otros politicos, empresas o instituciones.

No todo lo que vemos es verdad, es necesario poder salir de las cámaras de eco y ser más racionales en cómo analizamos la información y hasta qué punto somos cómplices de su difusión. Las estrategias a veces parecen no tener sentido pero contribuyen a generar las divisiones necesarias para alejar la mirada de los problemas reales y la posibilidad que tenemos en incidir en esa realidad por fuera de la ficción y la mentira.