Introducción a la Edición Sudafricana de 1994 (revisada)

por Lucien van der Walt

Este panfleto representa un intento de desarrollar una postura internacionalista anarquista sobre la siempre presente y controvertida cuestión de la lucha de liberación nacional (LLN), y, más ampliamente, la propia “cuestión nacional”. A grandes rasgos, podemos entender la LLN como una lucha contra una relación de explotación y dominación que involucra a un grupo NACIONAL. Tal lucha es de evidente importancia para nosotros como anarquistas, porque nos oponemos a toda opresión, y creemos que hay que acabar con ella mediante la acción revolucionaria.

Los temas tratados por Bonanno van desde el colonialismo interno, el imperialismo, la identidad de clase, hasta la crítica incisiva de ciertas posiciones marxistas al respecto. Sin embargo, en este texto se exponen dos argumentos principales. En primer lugar, sostiene que sólo la revolución, basada en estructuras libertarias y federalistas, puede hacer posible la libre asociación de los grupos humanos, resolviendo así la cuestión nacional.

En segundo lugar, y mucho más importante para nuestros propósitos, Bonanno defiende que los anarquistas deberían apoyar plenamente las luchas de liberación nacional (es decir, contra el imperialismo y el colonialismo interno) en la medida en que son las luchas de las propias clases oprimidas (trabajadores y campesinos). Esto se debe a que las diferentes clases dentro de la nación oprimida tienen diferentes intereses y, por lo tanto, también objetivos finales dentro de la LLN. El de la clase capitalista-política nacional aspirante es explotar y dominar a sus compatriotas. Evidentemente, esto no es una solución para las clases oprimidas.

Lo que Bonanno señala es que la LLN puede asumir una variedad de formas: desde la lucha de clases revolucionaria contra la opresión, con el objetivo de la institución de una sociedad anarquista, hasta una forma nacionalista (alianza de clases), típicamente preocupada por la formación de un estado nacional. Puede tratarse de la división de un estado existente en varios nuevos (como en Checoslovaquia), o de la remodelación de un viejo estado en una nueva forma (como en Sudáfrica), pero sea cual sea la forma del nuevo estado su función es la de todos los estados: servir a los intereses de la clase dominante.

Tal y como está, el panfleto sólo tiene un problema real. Aunque Bonanno se refiere repetidamente a la “explotación”, no se encuentra ninguna mención a la “dominación”. Sin embargo, como anarquistas, no nos oponemos simplemente a la “explotación”, sino a las relaciones [desiguales - editor] de poder. Es precisamente esto lo que nos distingue de otros socialistas, y es precisamente por esta razón que estamos a favor de las formas de organización federalistas y libertarias.

Pero el panfleto sigue siendo claramente muy relevante para Sudáfrica. En primer lugar, el pueblo negro lleva mucho tiempo inmerso en lo que podría conceptualizarse como una lucha de liberación nacional contra el colono blanco poscolonial o “colonialismo de un tipo especial” (es decir, Sudáfrica, aunque sea independiente, conserva en sí misma los rasgos del colonialismo blanco). En segundo lugar, al menos desde el final de la Segunda Guerra Mundial, el nacionalismo ha sido la forma principal que ha adoptado la resistencia al capitalismo del apartheid (véase O’Meara en M.T. Murray (editor) South African Capitalism and Black Political Opposition, esp. pp. 389 - 392). El nacionalismo se ejemplifica en la política del Congreso Nacional Africano (ANC), el Congreso Panafricanista (PAC) e incluso el Partido Comunista Sudafricano (SACP); el SACP cree que debe lograrse una “revolución democrática nacional” antes de que pueda tener lugar la revolución de clase. (Anteriormente, el nacionalismo negro se limitaba en gran medida a los intelectuales negros y a los pequeños empresarios).

Y, por último, la importancia de una perspectiva de clase en la lucha nacional y el nacionalismo es cada vez más evidente a medida que el país avanza, mediante el periodo de “reforma”, hacia una situación en la que la mayoría de los negros quedan fuera de la “nueva Sudáfrica”, mientras que, al mismo tiempo, una pequeña élite de directivos, políticos, empresarios, profesionales y trabajadores negros (varones) cualificados, a menudo sindicalizados, son absorbidos por las estructuras apenas modificadas del Estado y el capital, es decir, por la clase dominante blanca (véase Morris, febrero de 1993, en Work in Progress, nº 87, pp. 6 - 9). Este es un caso claro de intereses y divisiones de clase que hacen añicos la “nación”. Cabe señalar que la nación blanca también se está fracturando en líneas de clase a medida que las clases altas blancas retiran a los trabajadores blancos los privilegios (por ejemplo, la reserva de empleo, los altos salarios) que solían comprar la aquiescencia de estos últimos…

Lo que sigue es un intento de extender el análisis de Bonanno a los problemas de la construcción de un movimiento anarquista revolucionario. La claridad teórica es una parte esencial de esta tarea (véase el prefacio de Bratach Dubh en este folleto). Por lo tanto, examinemos cuidadosamente la relación entre el nacionalismo y la clase.

Debemos reconocer dos factores. En primer lugar, como anarquistas debemos reconocer que la opresión nacional (como el racismo, el sexismo, etc.) significa que secciones o fracciones específicas dentro de las clases oprimidas están doblemente oprimidas: tanto por su posición de clase como por su nacionalidad. De ello se desprenden tres puntos. Primero, esto significa que dentro de las clases oprimidas (que son multinacionales) ciertos grupos están sometidos a relaciones de opresión [nacional - editor]. En segundo lugar, debido a que la opresión nacional tiene su propia realidad independiente (de la opresión de clase, etc.) y obviamente no está confinada a ninguna clase, (como otras opresiones no de clase, por ejemplo, la raza, etc.) puede proporcionar y proporciona la base para alianzas de clase cruzadas (que no están en los intereses a largo plazo de todas las clases [oprimidas - editor]). En tercer lugar, significa que no se puede dar por supuesta la unidad de las clases oprimidas: que pueden dividirse fácil y profundamente.

En segundo lugar, no debemos ser ciegos al hecho de que el nacionalismo realmente da algo a la gente de las clases oprimidas. “Este algo es la identidad, el orgullo, el sentimiento de comunidad y solidaridad y, por supuesto, la autodefensa física” frente a una opresión muy real (Class War, Unfinished Business, pp. 50, 156 - 7). Y el nacionalismo (llamado “etnicidad”) puede proporcionar un principio muy eficaz de organización para obtener ganancias particulares y beneficios materiales para los miembros de todas las clases implicadas (véase N. Chazan et. al., Politics and Society in Contemporary Africa, capítulo 3; también Nelson Kasfir, en Kohli (editor), State and Development in the Third World). En Sudáfrica, el nacionalismo afrikáner no sólo fue apoyado por los agricultores, comerciantes, profesionales y financieros blancos afrikáner, sino también por los trabajadores blancos, ya que abordó con éxito su pobreza, su opresión como afrikáner (la mayoría de los blancos semicualificados y no cualificados eran afrikáneres) y los temores muy reales de la competencia negra en el mercado laboral, etc. (véase L. Callinicos, 1993, A Place in the City, pp. 110 - 131, especialmente pp. 120 - 123).

Entonces, ¿cómo influyen estos puntos en el anarquismo? Si queremos forjar un movimiento efectivo y exitoso, debemos, en primer lugar, reconocer que el movimiento debe basarse en las clases oprimidas. Pero debemos reconocer y desafiar la opresión dentro de la clase mediante un trabajo específico y sistemático en todas las organizaciones de la clase trabajadora (por ejemplo, luchando activamente contra las actitudes racistas), y defendiendo las demandas y las luchas que unen a los trabajadores y a los pobres contra la opresión que todos comparten (por ejemplo, los bajos salarios) y que también luchan específicamente contra la opresión adicional que algunos enfrentan (por ejemplo, luchando contra las diferencias salariales racistas, la vivienda y los servicios discriminatorios, etc.). Necesitamos vincular una serie de organizaciones populares en un movimiento revolucionario de masas más amplio -un frente revolucionario de las clases oprimidas, que luche contra toda la opresión, pero que evite las alianzas interclasistas con las élites- en el que participen “muchos grupos e individuos diferentes… Tendrán diferentes experiencias y enfoques y cada uno será bueno en cosas diferentes”, pero se comunicarán y cooperarán entre sí (Class War, Unfinished Business, pp. 135-6). Las estructuras federalistas son ideales para esta tarea.

Al mismo tiempo, debemos esforzarnos por unir a las clases oprimidas, (protegiéndonos de la manipulación egoísta de la división por parte de los patrones y los ambiciosos), para luchar por sus propios intereses de clase, es decir, por el derrocamiento de la clase dominante. En tercer lugar, debemos combatir la solidaridad, etc., dada por el nacionalismo con la identidad de clase, el orgullo, la comunidad, la solidaridad, la historia, la cultura y los logros (Guerra de Clases, Asunto Inconcluso, pp. 50).

Por último, nuestro papel como revolucionarios. Nuestro objetivo es construir un movimiento obrero-campesino revolucionario y libertario, (basado en las clases oprimidas, PERO reconociendo la opresión y la lucha dentro de la clase), que se esfuerce por aumentar la combatividad de las luchas, por construir una cultura de la revolución, y por construir una situación de contrapoder, del poder de la gente.

¡¡¡Así podremos hacer la revolución!!!

¡¡Hacia una sociedad basada en la democracia directa, no en el poder, y sin necesidad de codicia!!

Introducción a la segunda edición sudafricana (2003)

por Lucien van der Walt

La lucha en curso en Palestina es sólo la más evidente de una serie de luchas de liberación nacional que tienen lugar en todo el mundo. En Irlanda del Norte, en el País Vasco en España, en las zonas kurdas de Irak y Turquía, en Kosovo, existen grandes movimientos populares de liberación nacional.

Para los anarquistas revolucionarios, estos movimientos son algo más que un mero interés intelectual. El objetivo del anarquismo revolucionario es crear, mediante una revolución social, un mundo basado en la igualdad social y económica y en la autogestión del trabajo y de la comunidad.

Por lo tanto, ningún anarquista revolucionario puede hacer oídos sordos a la cuestión de la lucha de liberación nacional. Las luchas de liberación nacional son una lucha social contra la dominación, una lucha fundada en la demanda de las nacionalidades oprimidas contra la discriminación y la persecución, y por la igualdad y la autodeterminación.

¿Qué es la liberación nacional?

En resumen, estas luchas son luchas contra la dominación de un pueblo por otro. Son luchas centradas en cuestiones de igualdad de derechos lingüísticos y culturales y de reconocimiento de las culturas locales. Son luchas por la igualdad social y política. Son luchas por la igualdad de acceso a los recursos, al bienestar, a los empleos, a todos los empleos, a la tierra. Sobre todo, son luchas que abordan preocupaciones específicas de una nacionalidad oprimida, y son luchas que se centran en un territorio concreto, combatidas por la particular y oprimida nacionalidad que vive en ese territorio en condiciones de opresión y dominación. A medida que las luchas de liberación nacional crecen y cobran fuerza, se convierten en movimientos de masas, que atraen a personas de todo el espectro social y de clase de la nacionalidad oprimida.

Por poner un ejemplo. El pueblo palestino lleva luchando desde la década de 1940 por el retorno a las tierras tomadas por el Estado israelí, por la retirada de las fuerzas del ejército israelí de las zonas palestinas, por la igualdad de salarios y de acceso a los puestos de trabajo con los israelíes, por la libre actividad política y el derecho a elegir su propio destino, y a no existir como esclavos, como subalternos, como subordinados, a los israelíes. Y esta lucha ha atraído a mucha gente de la clase obrera y del campesinado.

Porque nos oponemos a la opresión nacional, porque las luchas de liberación nacional atraen a millones de personas de la clase obrera y de los pobres, a millones de campesinos, porque no podemos permanecer en silencio mientras se derrama sangre en las luchas por la igualdad, no podemos permanecer al margen.

Mikhail Bakunin, el gran revolucionario anarquista de las décadas de 1860 y 1870, defensor durante toda su vida del derecho a la autodeterminación de las nacionalidades oprimidas, declaró “una fuerte simpatía por cualquier levantamiento nacional contra cualquier forma de opresión”, ya que todo pueblo “tiene derecho a ser él mismo… nadie tiene derecho a imponer sus formas, sus costumbres, sus lenguas y sus leyes”. Era “vergonzoso”, añadía Bakunin, ignorar las luchas de liberación nacional, pues significaba, en la práctica, ponerse del lado de los Estados e imperios que practican el imperialismo o la opresión nacional.

¿Cómo nos relacionamos con las luchas de liberación nacional?

La cuestión, sin embargo, es CÓMO se relaciona el movimiento anarquista revolucionario con los movimientos de liberación nacional. Surge mucha confusión sobre esta cuestión. Y es aquí donde este importante panfleto de nuestro compañero Alfredo Bonanno, que hoy languidece en una cárcel italiana por sus actividades revolucionarias, es inestimable, una guía indispensable.

Dos enfoques falsos

Hay dos visiones erróneas sobre la lucha de liberación nacional que existen en sectores del movimiento anarquista. La primera es una visión de izquierdas; la segunda, bastante más de derechas.

Algunos compañeros anarquistas adoptan el punto de vista de la izquierda. Han argumentado que el anarquismo es internacionalista, porque tiene como objetivo una revolución internacional, un mundo completamente nuevo. Por lo tanto, estos compañeros argumentan que no podemos limitar nuestra atención a los católicos irlandeses, o a los vascos, o a los kurdos, o a los palestinos. Algunos incluso han dicho que tomar partido en las luchas de liberación nacional dividirá a la clase obrera y al campesinado. Estas cuestiones, dicen, es mejor ignorarlas; de todos modos, no importan “realmente”. Lo importante es la lucha de clases.

El punto de vista de la izquierda tiene algunos puntos buenos. Subraya el compromiso anarquista con el internacionalismo y señala la importancia de la lucha de clases.

Donde este punto de vista se equivoca es cuando asume, cuando afirma, que el internacionalismo y la lucha de clases están en contradicción con las luchas de liberación nacional. Un internacionalismo real, un internacionalismo vivo es aquel que se solidariza concretamente con la clase obrera y el campesinado de todo el mundo. ¿Y qué significa esto, sino la solidaridad con la clase obrera y el campesinado de las nacionalidades oprimidas en sus luchas de liberación nacional?

Es igualmente erróneo considerar las cuestiones nacionales como algo separado de la lucha de clases. La lucha de clases es la lucha de la gente común para tomar el control de sus vidas, para resistir la explotación y la dominación. Por lo tanto, la lucha de clases abarca necesariamente las luchas contra la opresión nacional.

El punto de vista de la derecha en el movimiento anarquista sobre la cuestión de la liberación nacional es el que sostiene que los anarquistas deben apoyar acríticamente las luchas de liberación nacional. En la práctica, esto significa que los compañeros permanecen absolutamente callados sobre los problemas con algunos de los grupos involucrados en estas luchas. Para muchos de estos compañeros, cualquier corriente de lucha de liberación nacional que parezca “militante” o se llame a sí misma “revolucionaria” debería recibir un cheque en blanco de apoyo anarquista.

Estos compañeros, en resumen, se niegan a debatir políticamente con los movimientos de liberación nacional, y se excusan diciendo que sería “opresivo” hacerlo.

El gran error de este enfoque de derecha es su negativa a reconocer que las luchas de liberación nacional son complejas y contradictorias: al igual que el movimiento sindical, las luchas de liberación nacional se componen de muchas corrientes políticas diferentes y contradictorias, algunas progresistas y otras reaccionarias.

Lucha de clases y liberación nacional

A veces estas diferentes corrientes políticas existen incluso en las mismas organizaciones. Por un lado, hay corrientes progresistas que luchan por la clase obrera y el campesinado, que luchan por ampliar el ámbito de la libertad, que luchan por una vida mejor mediante la acción directa. Por otro lado, hay corrientes reaccionarias que aman el capitalismo, odian la democracia, aman la dictadura, odian los sindicatos y aman sólo los aspectos más reaccionarios de la cultura de la nacionalidad oprimida: los elementos que odian el libre pensamiento, odian a las mujeres, odian los derechos humanos.

Precisamente porque la opresión nacional afecta a todos los miembros de una nacionalidad oprimida, la lucha de clases se desarrolla DENTRO de las luchas de liberación nacional. La clase obrera y el campesinado oprimidos luchan por la liberación nacional como parte de la lucha más amplia por la libertad y la igualdad. La clase media oprimida y la clase capitalista luchan sólo para establecer su propio dominio: odian a los capitalistas de la nacionalidad opresora por limitar sus posibilidades de explotar a “su propio” pueblo. Estos dos conjuntos de clases diferentes, las masas y la élite, no comparten intereses ni objetivos fundamentales; incluso la cultura de la nacionalidad adopta formas radicalmente diferentes para las masas y para la élite.

Nacionalismo frente a liberación nacional

Lo que todas estas corrientes reaccionarias comparten es la ideología del nacionalismo: la ideología que sostiene que la lucha de clases es irrelevante, que los obreros y campesinos oprimidos deben unirse a sus “propios” explotadores y aspirantes a explotadores, para establecer un capitalismo nacional y un Estado nacional. Su objetivo es la “independencia nacional”, lo que significa que los capitalistas “locales” sustituirán a los capitalistas “extranjeros”, los generales “locales” a los generales “extranjeros”, los funcionarios “locales” a los funcionarios “extranjeros”.

El nacionalismo es una corriente reaccionaria en la lucha de liberación nacional, una corriente reaccionaria que sencillamente no puede proporcionar ninguna libertad significativa a la clase obrera y al campesinado de la nacionalidad oprimida. El nacionalismo es una corriente reaccionaria que sacrifica a las masas en el altar de la élite.

Como dijo Bakunin, la liberación nacional debe lograrse “tanto en el interés económico como en el político de las masas”. Si la lucha es tomada por los “ambiciosos intentos de establecer un Estado poderoso” y “se lleva a cabo sin el pueblo”, se vera apropiada por la “clase privilegiada” y degenerará en un “movimiento retrógrado, desastroso y contrarrevolucionario”.

El CNA de Sudáfrica es un ejemplo perfecto. Establecido en 1912 por la clase media africana, el CNA siempre ha tenido como objetivo nada más que la expansión de la clase capitalista africana. Cada vez que la clase obrera africana ha intentado transformar el ANC en un vehículo para sus propias demandas, como consiguió hacer, hasta cierto punto, con la UDF, el sindicato y las luchas cívicas de los años 80, la dirección del ANC ha contraatacado para silenciar y dejar de lado las demandas de la clase obrera.

La dirección del ANC ha utilizado a los sindicatos para perseguir su agenda seccional y elitista. Los resultados son perfectamente claros: la dirección del CNA ha traicionado todas las reivindicaciones de la clase obrera africana y ha contraído un matrimonio impío con los grandes propietarios de minas, los jefes de las fábricas y los agricultores. Ha aplicado la política neoliberal GEAR, que ha provocado la pérdida de millones de puestos de trabajo, millones de desahucios y recortes, una ola de subcontratación y precarización, rompiendo todas las promesas que hizo a la clase trabajadora africana en 1994. Sin embargo, sigue pidiendo a los trabajadores africanos que le voten.

No puede haber terreno común con tales corrientes reaccionarias.

¿Revolución social o “independencia” nacional?

El papel de los anarquistas en las luchas de liberación nacional está claro.

Los anarquistas apoyan las luchas contra la opresión nacional, así como los anarquistas apoyan las luchas contra la opresión de las mujeres, así como los anarquistas se oponen a las guerras capitalistas. Los anarquistas apoyan las luchas por más derechos políticos, económicos y sociales: incluso las pequeñas victorias son importantes porque aumentan el alcance de la autoactividad de la clase obrera y de los campesinos, y porque inspiran nuevas y mayores luchas. Y los anarquistas apoyan el desmantelamiento de los imperios y de los Estados dictatoriales.

Los anarquistas incluso defienden el derecho de las nacionalidades oprimidas a establecer sus propios Estados si lo desean. No estamos de acuerdo en que este sea el enfoque correcto, pero la gente tiene derecho a equivocarse sin ser encerrada en la cárcel, sin ser abatida, sin ser masacrada en las calles.

Por lo tanto, no ignoramos las luchas de liberación nacional, sino que las consideramos un importante lugar de lucha para la clase obrera y el campesinado. Sin embargo, nuestro verdadero objetivo es la revolución, siempre la revolución. Nuestra lucha principal es la lucha de clases, siempre la lucha de clases. Y nuestro objetivo es el cambio internacional, siempre internacional. La cuestión clave es la lucha por la igualdad social y económica, y la lucha por la autogestión.

Por lo tanto, nuestro objetivo es ganar los movimientos de liberación nacional para la lucha por la revolución social, no el fraude de la “independencia política”. Son el capitalismo y el Estado los que crean la opresión nacional. Ningún país puede ser “libre” en un mundo capitalista.

Para el pueblo de Palestina, liberarse de Israel no significará liberarse de la dominación externa, ya que un Estado palestino “independiente” seguirá estando dominado por Estados más grandes y corporaciones gigantes fuera de sus fronteras, económica, política y culturalmente. Será inevitablemente, en el mejor de los casos, un socio menor de las poderosas fuerzas del exterior y, por tanto, no será verdaderamente independiente.

Y el Estado “independiente” será inevitablemente la herramienta de los capitalistas palestinos, que no serán más generosos con su propia clase obrera y campesina de lo que fueron los israelíes. La opresión nacional en sí misma puede desaparecer, ya que los tanques y las leyes israelíes se retirarán, pero la explotación, la pobreza y el dominio de clase permanecerán. Y el nuevo Estado practicará él mismo la opresión nacional contra sus propias minorías nacionales internas.

¿Qué otra cosa muestra Sudáfrica después de 1994 sino que el país sigue dominado desde el exterior por los Estados Unidos y por las multinacionales, por el Banco Mundial y por la Organización Mundial del Comercio, mientras la mayoría africana de la clase trabajadora languidece en el infierno de la pobreza y en la cárcel del desempleo mientras la clase capitalista africana se atiborra en el comedero con sus amigos íntimos, los grandes negocios blancos?

Participación para la transformación

Partiendo de esta base, simplemente no es suficiente escribir cheques en blanco a todas y cada una de las corrientes que existen en las luchas de liberación nacional, y existir más que como organizaciones de caridad, operando al margen como recaudadores de fondos para todas y cada una de las corrientes que se manifiestan en una lucha de liberación nacional.

En cambio, los anarquistas deben PARTICIPAR en las luchas de liberación nacional, y reconvertirlas en movimientos revolucionarios. Participamos del lado de las clases oprimidas, y luchamos contra la dominación del nacionalismo.

Como dice Bonanno aquí, los anarquistas “se niegan a participar en los frentes de liberación nacional” que tratan de sumergir las luchas de la clase obrera y el campesinado para los propósitos malignos de las élites locales. En su lugar, los anarquistas “participan en frentes de clase que pueden o no participar en luchas de liberación nacional”. A veces esto significará aliarse temporalmente con corrientes que no están de acuerdo con nosotros, a veces incluso con nacionalistas, en temas y campañas específicas, pero seguimos siendo políticamente independientes - siempre. Y luchamos por el anarquismo - siempre.

El objetivo es fomentar la lucha de clases, desarrollarla en la dirección de la autogestión y la revolución, defender la independencia de la clase obrera y el campesinado, desarrollar una RUPTURA social con el nacionalismo, con el capitalismo y el Estado, Y con las élites locales. En la práctica, esto significa que los anarquistas deben participar en las corrientes más progresistas de la lucha de liberación nacional para transformarlas en una dirección revolucionaria. No hay cheques en blanco aquí: más bien, una lucha política para promover la lucha de clases, combatir el nacionalismo y fomentar la revolución social.

El “proyecto anarquista respecto a la lucha de liberación nacional es muy claro: no debe ir hacia la constitución de una ‘etapa intermedia’ hacia la revolución social a través de la formación de nuevos Estados nacionales”. En cambio, escribe Bonanno, “la lucha debe extenderse para establecer estructuras económicas, políticas y sociales en los territorios liberados, basadas en organizaciones federalistas y libertarias.”

Un nuevo mundo

Y como parte de esta lucha, los anarquistas se proponen promover las alianzas y la unidad con las clases trabajadoras y los campesinos de otras nacionalidades, de otros países, de TODAS las demás nacionalidades y países, incluidos los de la nación opresora. Los anarquistas pretenden unir la lucha de clases a nivel internacional.

Esto significa esforzarse, sin sacrificar la lucha por la liberación nacional, por UNIR a los trabajadores y campesinos palestinos e israelíes, a los trabajadores católicos y protestantes de Irlanda, a los trabajadores y campesinos kurdos con sus hermanos de clase turcos e iraquíes. Todos los trabajadores y campesinos comparten un interés común por mejorar sus condiciones económicas y sociales, por ampliar sus derechos políticos, por acabar con el capitalismo, por abolir el Estado.

Nuestro enfoque de la lucha de liberación nacional, por lo tanto, forma parte de una lucha más amplia por la extensión de la libertad para todos. No promovemos el conflicto étnico y racial, luchamos por la extensión general de los derechos y las libertades y la autogestión. Luchamos por principios universales, y no nos privamos de criticar las corrientes políticas y las prácticas culturales que contradicen esos principios. Sólo apoyamos lo que es progresista, democrático y socialista en una cultura determinada: ni más ni menos.

Porque la autonomía y la autodeterminación reales sólo pueden tener lugar en un mundo libre, en un mundo en el que no haya Estados, corporaciones, multinacionales o de otro tipo, ni Bancos Mundiales, ni Organizaciones Mundiales de Comercio.

El nuevo mundo reconocerá y celebrará la identidad cultural. El nuevo mundo asignará los recursos internacionales de forma equitativa para eliminar la pobreza y el subdesarrollo. El nuevo mundo unirá a todas las nacionalidades en una única federación mundial, sin sacrificar las diferencias y distinciones culturales.

En un mundo así, basado en el comunismo libertario, la opresión nacional desaparecerá, la igualdad social y económica será real, y la humanidad estará unida como nunca antes, con las grandes y oprimidas masas ya no oprimidas, sino ahora, y para siempre, artífices del destino humano.

Introducción a la edición de Bratach Dubh de 1976

por Jean Weir

Los anarquistas han tendido a rehuir el problema de la lucha de liberación nacional o lo han rechazado por completo debido a sus principios internacionalistas.

Para que el internacionalismo no sea una mera retórica sin sentido, debe implicar la solidaridad entre el proletariado de diferentes países o naciones. Este es un término concreto. Cuando haya una revolución, será como en el pasado, en una zona geográfica precisa. El grado de permanencia en ella estará directamente relacionado con el alcance de ese internacionalismo, tanto en términos de solidaridad como de difusión de la propia revolución.

El “patriotismo” de los pueblos en su nivel básico y no adulterado es la lucha por su propia autonomía, un impulso natural, un “producto de la vida de un grupo social unido por lazos de auténtica solidaridad y aún no debilitado por la reflexión o por el efecto de los intereses económicos y políticos, así como de las abstracciones religiosas”. (Bakunin) Al igual que el Estado es una construcción antihumana, el nacionalismo es un concepto diseñado para trascender y frustrar la lucha de clases que existe allí donde el capitalismo lo hace (en todo el mundo). Si los esfuerzos de los pueblos que viven en la ebullición social y económica de lo que ocurre bajo el nombre de liberación nacional se dejan en manos de sus dirigentes, corren el riesgo de no encontrarse mejor que antes, viviendo en microestados corporativos bajo cualquier bandera que se elija para ellos. El antiimperialismo puede enmascarar el corporativismo local si la lucha no se plantea en términos de clase tanto a nivel micro como macroscópico. Como demuestra el siguiente artículo, muchos de los grupos marxistas que participan en las luchas de liberación nacional no tienen muy claro este punto.

El artículo de Alfredo Bonanno fue escrito en respuesta a una situación real, la de Italia, y en particular, la de Sicilia. En la actualidad, en ese país, donde la desintegración económica y política es generalizada, el eslabón más débil (Sicilia) está siendo objeto de propaganda y de acciones dirigidas a crear un estado de tensión con el fin de sentar las frágiles bases de una solución separatista. Esta solución, un Estado siciliano separado, está siendo propuesta por las fuerzas de la derecha, es decir, los fascistas, que han formado una tenue alianza de trabajo con la mafia, que juntos son los servidores voluntarios de los intereses de Estados Unidos a través de la CIA. Cada parte tiene sus propios intereses que establecer y proteger: la Mafia obtendría acceso a contactos políticos y facilidades para las transacciones financieras, los estadounidenses mantendrían su control sobre una economía que actualmente busca soluciones en el Partido Comunista, y mantendrían una base estratégica en el Mediterráneo, y los fascistas, una vez en el poder, ganarían credibilidad, lo que les permitiría extender este poder hacia el Norte.

Ni que decir tiene que el proletariado siciliano pagaría el precio de esta solución a los problemas del país, del mismo modo que hasta ahora ha pagado con sudor y sangre el desarrollo del Norte, así como ha suministrado mano de obra barata a las economías alemana y suiza. Esta situación no puede ser descartada como irrelevante para los revolucionarios simplemente porque cuando llegue al ojo internacional se enmascarará como una lucha nacionalista. La verdad básica de la realidad siciliana es un proletariado superexplotado cuya única solución puede buscarse mediante la lucha armada por la autonomía de los trabajadores a través de un sistema federal o colectivista de producción de intercambio.

Para acercarnos a la realidad, dos situaciones se presentan inmediatamente: la primera, Irlanda, que tiende a ser dejada de lado por ser demasiado complicada, o apoyada incondicionalmente como una guerra antiimperialista. Este antiimperialismo necesita ser aclarado. Que el proletariado irlandés nunca dirigirá su propia vida mientras los soldados británicos ocupen su tierra es un hecho. Pero un dominador interno, ya sea republicano o no, con su propio ejército o aparato de Estado, no sería un obstáculo menor. Que el germen de la revolución que siempre se ha identificado con la independencia nacional existe en Irlanda es un hecho, pero este hecho está siendo constantemente distorsionado por quienes tienen interés en utilizar las diferencias raciales y religiosas para sus propios fines. Sólo a través de un cambio económico y social revolucionario, a través de las acciones autónomas de los explotados irlandeses en su conjunto, apoyados por los explotados de Gran Bretaña y del resto del mundo, se redimensionarán las diferencias étnicas y se destruirán las fantasías superestructurales. Hay que sacar a relucir la contrainformación en oposición a los medios de comunicación que se han nutrido de agitar el odio en torno a cuestiones irracionales. Los fundamentos económicos de estas cuestiones irracionales deben quedar al descubierto ante el mundo, y las soluciones económicas deben trabajarse a través de la acción directa para poner la producción, la distribución y la defensa en manos del propio pueblo.

En Escocia, las grandes empresas han encontrado nuevas raíces, y el argumento nacionalista está resultando eficaz para conseguir que los trabajadores se sacrifiquen por el falso objetivo de “construir la economía nacional” y “frenar la inflación”, mediante la “independencia de Whitehall”. Los intereses de las multinacionales pueden prosperar en Estados interdependientes centralizados más pequeños, en lugar de hacerlo a través del viejo concepto de la nación poderosa. A nivel social, siempre hay intereses personales (económicos y de estatus) que ganar: por ejemplo, la recuperación de la lengua suele significar la posibilidad de una nueva élite local implicada en los medios de comunicación, la educación, etc.

Al mismo tiempo, es fácil entender por qué los explotados de la Escocia deliberadamente subdesarrollada miran a los centros del capitalismo británico e interpretan su miseria a través de una óptica nacionalista. El trabajo revolucionario de desenmascarar el nacionalismo irracional no debe desdeñar la lucha básica por la identidad y la autogestión ni desviarla a la espera pasiva de una revolución mundial abstracta.

Por lo tanto, los anarquistas deben trabajar para mostrar el vacío de la autodeterminación nacional y desbaratar los planes corporativos de los partidos, los sindicatos y la patronal, identificando la verdadera lucha por la autoapropiación y contribuyendo a ella de forma concreta. En el camino hacia la insurrección generalizada, las técnicas de sabotaje y defensa deben estar en manos de los directamente implicados, eliminando la dependencia de los grupos externos y sus ideologías, para que se hagan cargo de la producción y la distribución y gestionen sus propias áreas sobre la base del federalismo libre, el colectivismo, o ambos. Partiendo de esta base autogestionada en una lógica en la que la “fase de transición” no tiene cabida, la perspectiva de una federación más amplia de personas libres se convierte en una realidad previsible.

Todo esto requiere estudio y trabajo, tanto a nivel práctico como teórico. Esperamos que este folleto sea una pequeña contribución a este fin.

Glasgow, junio de 1976

Texto “Anarquismo y Lucha de Liberación Nacional”